El buceo con montaje lateral o más conocido como Sidemount se ha vuelto increíblemente popular en los últimos años, tanto para buceadores recreativos como técnicos. Simultáneamente, el número de cursos y las opciones de equipamiento disponibles se han multiplicado también. Pero para muchos aficionados al buceo de montaje lateral, la verdadera curva de aprendizaje comienza después de certificarse. Y no termina pronto. Aquí está el porqué.

Instalación de tu equipo de buceo de sidemount

Las clases básicas tienden a durar dos o tres días y el número de inmersiones que harás en el curso varía. Tanto TDI como PADI estipulan un mínimo de tres inmersiones. Sin embargo, el aprendizaje comienza mucho antes de que los estudiantes lleguen al agua: la instalación del equipo es una parte crucial de la clase y puedes necesitar un tiempo sorprendentemente largo.

Lo más difícil de bucear en una configuración de sidemount es también lo mejor: todo es ajustable. Cada cambio afecta a la flotabilidad, el ajuste y la comodidad del buceador bajo el agua. Comenzando con el arnés en sí y pasando por el montaje de las botellas y la colocación de las pesas, cada ajuste hace una diferencia.

Como regla general, cuanto más ajustable sea tu arnés, más tiempo tardará la instalación. Entonces, ¿por qué no comprar un arnés menos ajustable? Debido a que a medida que los buceadores continúan en su viaje con el montaje lateral, es posible que realicen inmersiones más largas y añadan más botellas, tener un arnés perfectamente ajustado marcará una increíble diferencia en su nivel de comodidad bajo el agua.

Un arnés más ajustable significa que los buceadores pueden alcanzar y desplazar sus botellas fácilmente, ya sea que se trate de botellas de aluminio que se hacen más ligeras durante el buceo o de botellas de acero que se empujan a través de restricciones.

Estos ajustes no son algo que un buceador pueda dominar en un curso de dos o tres inmersiones. Un curso básico te enseñará lo que debes buscar, pero si eres un poco perfeccionista (la mayoría de los buceadores técnicos lo son) pasarás muchas más inmersiones haciendo ajustes – y disfrutando de ello.

Y eso es sólo el arnés. Después querrás conectar ese arnés a tus botellas. La elección de un buceador sobre la configuración y acoplamiento de las botellas – así como el tipo de botellas – también determinará el confort subacuático.

Consideraciones sobre las botellas

La principal diferencia cuando se trata de botellas es si estás buceando con aluminio o con acero. Las botellas de aluminio serán significativamente más ligeras al final de la inmersión y subirán por el lado del buceador. Las de acero, por otra parte, conservan en su mayoría sus características de flotabilidad al final de una inmersión, aunque estén vaciándose de gas.

En lugares donde las botellas de acero son comunes, los buceadores con el montaje lateral normalmente fijan sus botellas a la placa de tope de su arnés. Los buceadores con botellas de aluminio tienden a usar anillos en D en la cadera y cerca de la hebilla del cinturón. Y aquí es donde las cosas se complican: se trata de algo más que de encontrar la posición perfecta para esos anillos en D: cada pequeño ajuste marca la diferencia.

Los anillos en D pueden, por ejemplo, ser ajustables, moviéndose a lo largo del cinturón y permitiendo ajustes centímetro a centímetro. ¿Exagerado? No, si estás planeando pasar horas buceando con ese arnés y quieres estar realmente cómodo.

Los buceadores de constitución más pequeña suelen preferir anillos en D de perfil bajo, que mantendrán las botellas más cerca del cuerpo. Los anillos en D rígidos e inclinados a menudo se encuentran en las correas de los hombros de un arnés, pero si se usan en el cinturón, también ayudarán a restringir el movimiento del tanque.

La manipulación de botellas

Finalmente, está el aparejo de la botella. Mirando las fotos de buceos de hace sólo unos años, verás que buceadores individuales o instructores hicieron sus propios aparejos basados en los requerimientos de su entorno. En áreas remotas, se dependía mucho de la disponibilidad de materiales.

Este enfoque sigue siendo válido hoy en día, ya que una de las principales ventajas de configurar tu propio sistema de aparejo es que puedes ajustar con precisión tu posición en la botella durante una inmersión.

Sin embargo, a medida que la popularidad del buceo en sidemount ha crecido, también lo ha hecho el número de productos disponibles en el mercado. El aparejo prefabricado, incluyendo correas de leva, bungees y estranguladores, puede ayudar a hacer más fácil la configuración inicial. Sin embargo, los ajustes subacuáticos serán más difíciles ya que los componentes
individuales están interconectados.

Entrar en el mundo del buceo sidemount significa ponerse en marcha y empezar a personalizarlo. Estas habilidades van mucho más allá de la formación inicial y se tarda en adquirirlas. Los buceadores comprometidos admiten haber pasado docenas, si no cientos de inmersiones, afinando sus aparejos.

En los cursos avanzados o técnicos de montaje lateral, un equipo clínico es a menudo parte del plan de estudios antes de añadir botellas y gases. La búsqueda de la educación continua bien vale la pena cuando se trata de establecer tu propio equipo de buceo de montaje lateral.

Pin It on Pinterest

Share This